s

 

SEPTIEMBRE/21
AGRAVAN LA CONDENA POR VIOLENCIA DE GÉNERO CONTRA EL PERIODISTA Y EX EMPLEADO DE LA MUNICIPALIDAD DE MERLO, EZEQUIEL GUAZZORA

La Cámara de Casación Penal revocó un fallo contra el periodista y ex empleado municipal, Ezequiel Guazzora, por violencia de género contra su expareja la exdiputada Stella Maris Córdoba, que ahora es funcionaria del gobierno tucumano. Y ordenó que se dicte “en forma urgente” una nueva condena que agrave los tres años de prisión en suspenso que le había impuesto en marzo pasado el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°3 (TOF3).

La violencia de género realizada por Guazzora en cuatro oportunidades tuvo como propósito “obtener alguna medida o concesión por parte de un miembro de los poderes públicos”, según el fallo de la Cámara de Casación. El fallo sostuvo que Guazzora logró su objetivo, "pues la nombrada jamás volvió a ser incluida en una lista de candidatos". Y agregó: "Están probados los hechos. No fue una reacción de enojo sino una reacción deliberada, reiterada en cuatro oportunidades, mediando violencia de género". Según la denuncia presentada por la actual interventora del Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano de la provincia de Tucumán, Guazzora la amenazó con contar lo que sabía en los medios de comunicación, para afectar su carrera política y le habría dicho que tenía un arma y que no tendría miedo en usarla contra ella.

Ezequiel Guazzora se refugió como ñoqui en la municipalidad de Merlo por orden del intendente Menéndez, ya que son grandes amigos. Pero el puesto de ñoqui en Merlo explotó en los medios nacionales y no le quedó otra que renunciar, a pesar de que el intendente Menéndez insistió para que no se vaya y que siga dentro de la estructura municipal. El intendente nos tiene acostumbrados a refugiar amigos con denuncias de violencia género. Protegió hasta último momento a Mariano Mera Figueroa, quien fue denunciado por secuestro y abuso de una joven empleada municipal. Mera actualmente está prófugo de la justicia.

Julio Guiñazu sigue siendo el Secretario de Cultura de la Municipalidad de Merlo a pesar de tener una denuncia por acoso sexual a una empleada municipal.

Hace unos meses la justicia de Morón ratificó una restricción perimetral donde ordena al funcionario a mantener una distancia mínima de 500 mts de su víctima. Y tampoco olvidamos a Pablo Yotich, un cineasta de segunda que fue denunciado por violar a Natacha Jaitt y que en ningún momento fue apartado de su cargo. “Hasta que la justicia no lo juzgue culpable, va a seguir siendo empleado mío en la Municipalidad”, había dicho en su momento el intendente Menéndez. Merlo es el único municipio que tiene empleados denunciados por acoso, abuso y violencia de género.

Pero eso no sorprende. También es el único distrito que tiene a su intendente condenado por defraudación a la administración pública. Una verdadera vergüenza.

......................................................................................................................................................

merlogba.com
contacto@merlogba.com

 







   

merlogba.com