s

 

ABRIL/22
CONDENARON A UN EMBAJADOR POR CORRUPCIÓN Y TUVO QUE PRESENTAR LA RENUNCIA: ¿MENÉNDEZ NO DEBERÍA HACER LO MISMO?

El ex embajador en Israel y ex gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, fue condenado a ocho años de prisión efectiva e inhabilitación perpetua por los delitos de negociación incompatible con la función pública y peculado en las cinco causas que se tramitaron desde septiembre del año pasado en los Tribunales provinciales.

A las pocas horas del fallo, el presidente Alberto Fernández le aceptó a Urribarri la renuncia como representante argentino ante el gobierno de Israel. “No se puede ser funcionario público con una condena por corrupción”, dicen desde Presidencia de la Nación. Respecto a esto, los vecinos de Merlo se preguntan: ¿no debería hacer lo mismo Gustavo Menéndez? R

ecordemos que Menéndez tiene una condena firme, inclusive de la cámara de apelaciones, por fraude a la administración pública y una inhabilitación para ejercer cargos públicos de por vida. A pesar de esto, Menéndez nunca dio un paso al costado ni siquiera presentó la renuncia. Sigue como si nada gestionando Merlo a través de su hermana Karina, con el agravante de que fue premiado y nombrado como Presidente del Grupo Bapro. ¿No debería Menéndez renunciar como hizo Uribarri o carece de toda vergüenza? Y si no renuncia, ¿no deberían exigirle dar un paso al costado?

Una persona condenada por corrupción no debería nunca administrar dinero público, pero en los últimos años, en Merlo están pasando cosas inexplicables.

......................................................................................................................................................

merlogba.com
contacto@merlogba.com

 





   

merlogba.com